Blogia
kontratiempo

Sabía escribir, pero no quería. Siempre pensó que era muy difícil: para los demás (¿quiénes? ¿dónde? ¿y qué decir?), y para uno mismo (¿cómo? ¿dolería?).

Volcarse en un papel era la única forma de depresión que conocía. Sólo la angustia creaba belleza. Todo lo demás era superfluo, mera burocracia de una felicidad que no se podía transmitir con las palabras. Cómo iba a saber nadie del pálpito profundo, visceral de una alegría que sólo vive el que la siente.

La tristeza era otra cosa. Ahí el lenguaje se había ensañado, dando forma a todo tipo de nostalgias, vacíos, soledades, remordimientos, frustraciones, desengaños... Todo un catálogo de estados del alma que herían sobre el papel.

Esa tinta, a veces hecha de sangre, manchaba.

Por eso  no escribía. Porque cada línea era un llanto, cada coma una lágrima.

Y porque a veces, a menudo, era feliz.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

4 comentarios

Mrpan -

a ver si mañana tengo mejor suerte.

mrpan -

sabía qué y cómo escribir... pero era más floja que una de san roque que yo me sé.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

maría -

AAA!!Ya se quién eres!!!!Hola!!!!!!!!!!!!!!!!!Bueno, espero seguir leyendote!Besiños!!

maría -

Hola!!Me gusta mucho la inauguración de tu blog!!Qué bonito lo que escribes!!Perdona mi despieste, pero no se quien eres...debería saberlo?Dame una pista!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres