Blogia
kontratiempo

Dedicado a todos los desilusionantes "compañeros" de camino

Me pasa hoy lo de tantas veces: de pronto te das cuenta de que hay cosas que esperabas que hubieran sido de una manera y ocurren de otra (o no ocurren). Siempre me repito y me recuerdo a mí misma (bajito, entre dientes) que los demás no tienen por qué hacer lo que uno espera, lo que uno pretende (sin siquiera decirlo). Pero no siempre puedo evitar hacer un hatillo con las ilusiones, esperanzas y demás mentiras y cargarlo sobre el hombro de alguien sin que lo sepa. No es justo para la otra persona, y es triste a la larga para mí.

Y al final pasa lo de siempre. Decepción (también sin que lo sepa la otra persona).

Y cuántas veces no haré yo lo mismo sin saberlo.

Aún así, jode. Hoy me siento gilipollas.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

bertha -

la vida de los sensibles parece estar llena de gilipolleces... pero esas son patrañas sociales, querida. te mando un abrazo, te extraño
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres